jueves, 30 de abril de 2015

DEL HUMO Y...

Y de las notas que salen de una guitarra, sale la tranquilidad de un momento, el sosiego de una melodía y el arpegio de un susurro de tu voz inquieta y ávida de sensaciones aun por experimentar.

Te observo y sonrío como si sintiese que el mundo termina o empieza en la última nota, esperando que tu mano inquieta de sentir y necesitada de aprender, anticipe el movimiento necesario y suficiente para  escuchar lo que quieres oir.

Espero a tu lado y el humo se dibuja y se detiene entre tu boca y el resto de lo existente, que se aproxima al ridículo ,comparado con el sutil movimiento nervioso de tus labios.

Quiero acercarme a rozar la piel sensible de tu rostro y temo que el instante cambie. Me detengo y miro, respiro, aprendo a conocerte y apunto cada sutil movimiento, que por indescriptible o imperceptible que pudiera parecerle al mundo, colma de fuerza y constancia el deseo de ser tuyo.

Uno mis manos y se que son tuyas, que te pertenecen como yo. Respiro hasta la espalda y me encuentro en el camino con el corazón, que se ha transformado de carne en cuerpo y ocupa con su latir, el tiempo marcado que paso contigo, las horas infinitas en que eres capaz de convertir el instante que parpadeas y no compruebas lo que te amo.

Impulso mi piel y responde, cuando tranquila, serena, consciente y segura, sobrepasas mi hombro con tu mano y buscas la mía para entrecruzar los dedos con la fuerza medida y suficiente que llena de paz, el torrente de guerra al que a veces no se enfrentarme.

Eres la gota que nunca colmará mi vaso y la espuma que no flotará en mi vida. El viento que no dará nunca la vuelta y la mirada que entiende la mía como si te perteneciera.

Rara es la circunstancia que no conozcas en mi y extraño el gesto que no hayas aprendido. Soy para ti un laberinto horizontal compuesto por dos lineas paralelas que llevan al lobo a encontrar a caperucita o al príncipe con su zapato de cristal a encontrar a la cenicienta.

Odio terminar cada renglón que escribo si se dirige a ti, porque siempre serás un texto sin puntuar. Sin comas ni puntos suspensivos, sin interrogaciones ni puntos y aparte, espero que nunca un punto y final y lo único que cabría incluir sería una gran admiración donde se lea....SIEMPRE. *****

sábado, 22 de febrero de 2014

¿?


Sentir que tu pulso se acelera y tus ojos se abren mientras tus manos se tornan tersas y tu sonrisa aparece, desde el despertar.
Ordenar el día con tu mirada serena y tu caminar certero, piropear al cielo por dejarte admirar su grandeza y fulminar tu cordura pues estás loco y pleno de felicidad.



Lanzar mil besos al aire y esperar a que los recojan entre manos, mejillas y labios, pues se hicieron para ellos.

Ostentar el cargo de poder más grande que nunca pudiste tener y que no es otro que el de sentirte tu, sin remilgos ni miramientos, sin pensar en nada mas, simplemente tu.

Parar al mayor y mirarle a los ojos, al pequeño y acariciar su pelo, al insolente y obviarle, al enamorado y no envidiarle.

Alagar con tus guiños de palabras sostenidas por el tiempo, al que quiera escuchar tu voz, pausada y detenida por la seguridad, amplia y llena de verdades, complicada de entender pero fácil de intuir.

Ríes, sonríes, das, ofreces, buscas, encuentras, observas y admiras.

Ambientes de luces, y brotes nuevos, que esperan al sol para ensanchar la belleza del paisaje, mientras tiemblan por la incertidumbre del que los mira.

Quiero salir a la calle y saltar, o gritar, o tal vez cantar en una plaza llena de gente para que sepan que estoy y que existo, que no pienso en detenerme, que el impulso es mi latir y el paso mi cometido.

Un río de cristalinas aguas llena tus ojos y ves certero lo que quieres, un mar de pobladas lágrimas se esconden sin saber por dónde salir, porque las cerraste el paso y las llenaste de claridad en el pensamiento y de sendas por donde andar.

Eriza tu bello el sutil despertar de la brisa, y sientes tu piel, esa que sabe sentir y recibir, brillar y adormecer, calmar y apasionar.

Mañana es tan tarde que hoy me he puesto el traje de alegría, bordado con hilos de grandeza, ceñido con pespuntes de miradas sinceras y abrochado con mil sonrisas.

Es el principio de algo, como siempre, pues nada es sin empezar, y por eso hay que aferrarse a ello, sin temor ni tristeza.

Limpiaré la suela de mis zapatos para que no ensucien tus pasos si por allí has pisado.

Empezaré a mirarte a los ojos de frente y sin pestañear para no perderme un instante de ti.

Acariciaré sin que te des cuenta, tu cara con mi mirada.

Sabré que soy uno más y no un ser especial, para aplacar mis aires de grandeza a tu lado, pero seguiré estando.

P.D. “Bienvenida Felicidad" *****

domingo, 26 de enero de 2014

V*E*R*D*A*D


De la verdad me creo, que es una palabra con seis letras susceptible de jugar con ella y convertirla en una realidad, una realidad que no existe pero que se puede explicar.

Odio mencionar su nombre y saber que no está, que no permanece y se marcha de viaje a buscar al que oculta, al que intenta esbozar su nombre y lo complica, al que piensa en conseguirla y se va. Parte en la dirección que equivoca y confunde para transgredir el mito y leyenda que la sustenta, habla con propios y extraños y los trastorna hasta convencerles de que es cierto pero no, no lo es, solo lo pretende pero no lo logra.

Yo quiero hoy jugar con ella y “divertirme” aun siendo cruel la circunstancia, ya que en ella se encierra su verdadera mentira.

Podría ser una palabra compuesta de dos, que no lo son pero que significan mucho, y si no, quién no se ha parado a pensar que ese acrónimo de Vida, Entusiasmo, Razón, Diferencia, Atrevimiento y Dulzura, está sutilmente incorporando un verbo en infinitivo y a continuación otro en imperativo que quieren mostrarnos su significado.

Ocupa poco y dice mucho, argumentando en favor del que quiere, nunca le engaña porque solo él la comprende. Empieza por VER y acaba por DAD, y esto la convierte en una combinación perfecta de sentidos conjugados en pro de una buena causa.

Razonemos lo que ocurre cuando VEMOS, ya que es uno de los sentidos más nítidos y objetivos, salvo distracción o patología, cuando vemos, todo es así por mucho que dependa del color con que lo hagamos, cuando vemos, podemos detener la imagen del momento y hacerla infinita, cuando vemos, a veces no somos capaces ni de pensar porque es tan real lo que estamos percibiendo que nos paraliza el resto de los sentidos…fijaos si es importante el comienzo.

También es DAR una facultad humana, que a pesar de estar en vías de extinción, nos capacita para entregar, donar, huir de lo privado y convertirlo en ajeno hasta tal punto que la satisfacción de dar, cuando es merecido, se convierte en la realidad de tus hechos, en tu razón de ser y existir.

Intuyo que cuando se obliga a dar y el verbo se convierte en orden, suena restrictivo o teológico pero benditas órdenes las que acarrean la bondad del que las cumple y el bienestar de los que la reciben.

Mi verdad, la verdad, la única verdad, verdades a medias, omisión de la verdad. Verdaderamente creo, que no se pueden aplicar tantas acepciones a una palabra como esta, ya que la convierte en la mayor de las mentiras, y es por eso que a pesar de practicarla me convierto en un crítico de la misma; porque quién no ha escuchado alguna vez eso de –Es tu palabra frente a la mía- y al final se ha quedado con las ganas de saber cuál de los dos imputados está en posesión de la verdad, quién no ha huido despavorido por los caminos de la falsedad diciendo lo bonito de aquel contraste de colores en la organización pormenorizada de una forma de vestir, a pesar de ser lo más terrible jamás visto, quién no ha obviado una realidad para seguir siendo el hombre o la mujer más FELIZ del mundo.

Inquietud por el hecho de mentir ya es mentir, impedir que broten sentimientos que acorralarán tu vida es mentir, sospechar que pueden descubrir tu verdad ya es mentir e incurrir en el silencio mordaz de la mentira es crueldad.

Visto lo visto me acorralan los argumentos en favor de la honestidad y me aturullan los que defienden los tupidos velos de la circunvalación del falso, asustándome al pensar que no existamos austeros de la mentira y regaladores de verdad.

Estudiando el palabro en cuestión y combinando sus letras encuentro RED que también es útil para sugerir detenerse en él, administrarle y dotarle de vida en nuestro periplo por las enmarañadas redes del diccionario de la vida.

RED puede ser un ataúd de peces, y un complicado conjunto de personas organizadas, y lo que más nos sugiere tal vez sea, aquella definición que hace alusión a un entramado de hilos que sustentan, guardan, acarician, poseen o cazan distintos elementos vitales o no, y de ahí podemos partir para analizar que la verdad tiene huecos, y no es tupida y lisa, está compuesta de multitud de materiales y el tacto de los mismos, depende mucho de las manos que lo toquen. A veces mueren seres vivos en las redes de la verdad y otros a la sombra de una mentira, pero en cualquiera de los casos, estoy seguro que ambos lucharon por defenderse y salir de las redes que le ataban y luchar por su libertad.

Decidme si hasta ahora hemos profundizado en la verdad o nos hemos quedado a medias, como solemos hacer en la vida.

Ansiad vuestra verdad y defenderla por dura que sea la mentira que encierra, por inexistente o inalcanzable que surja la vida, por estúpido que te sientas cuando la luchas y por muy avanzada que sea la EDAD en la que te encuentres para buscarla.

Decidme si después de estar en la RED de nuestras vidas, VER la creciente soledad del que ama, DAR sin esperar resolver a nuestro favor, la EDAD nos hará fuertes para sobrevivir a la apabullante mentira y el inexistente amor.

P.D. “Y mi única verdad soy yo” *****

“Nunca os engañéis”

miércoles, 6 de noviembre de 2013

CANTAR AL SILENCIO


Cantar en silencio, como callan los brotes de la primavera mientras surgen de su misterioso amanecer, rumbo al sol y al viento, cercanos al agua y al calor de las miradas, esas miradas que buscan la belleza de un momento inusual pero común, distante de lo cotidiano y próximo al sueño de la mirada perdida.
Odiar el cariño postrado y lento. Apesadumbrado de esperar la iniciativa del tiempo y el azar, sé caminar rápido para acostumbrar mis movimientos al tren de la vida que se pierde entre el andén de la incertidumbre y el sendero de tu certeza.
Nadar volando entre las dunas del cariño y el calor de la pasión y aparecer escondido en la niebla, velado en las fotos, huido en el tiempo, sonriente y testarudo, cordial y lábil. 
Mentir para olvidar tu enajenado corazón, que se aproxima a unir sus cavidades en una y fundirlas con la esperanza de dibujar tu amor y hacerlo de tal forma que se vea desde la cumbre de un sótano oscuro y la penumbra de la luz de la mañana.
Intuir tu mendaz futuro y sustituirlo, arañar tu presente e impregnar tus dedos con su aroma, mudando tu piel entre sus ramas, recordar que el pasado es latente en tu sentir y moribundo a cada instante.
Ganar la batalla a la paz y la guerra a lo común, para implorar que tu cuerpo sea parte de nadie y pertenezca entero al aire que sublima tus pulmones, dotando de vida a tu ser.
Ocupar las calles de pisadas firmes y constantes, constatar al mundo la claridad del sentir y la oscuridad del sinsentido, musitando tu fragilidad y acallando al impostor de sangre, al cínico de piel, al más ínclito estúpido.
Osar ser especial, sin hacer nada para ello y no conseguirlo, ser inconsciente y mordaz corroborando tu vacío y así poco a poco construir las laderas del monte que asciendes para reflejar tu cara en una nube que se aproxima a ti y empapa tu cuerpo y despeja tus dudas.
Serio en momentos lúcidos, sonríes al que se acerca y le cedes tu voluntad, atesorando un amigo y desprendiéndote de ti.
Imaginad solo un momento que vuestra piel no os pertenece y se enmudece solapada a la ajena, poseyéndola. Sublimad vuestros sentidos para llegar a encontrar el dolor de quien amas en tus manos y poderlo sanar. Ampliad vuestra pasión hasta convertirla en el ritual de amor al que te entregarías sin mesura ni tiempo, con el único fin de colmar y colmarte de él.
Ningún proceso es acabado ni final, ningún amor es infinito, ninguna pasión termina.
Mientras suturas tus meninges, deshaces tus manos en caricias propias del que aventura la marcha… y durante su estancia incumbes hasta tal punto, que dejas de importarte y prefieres importar.
Ignorar es de imbéciles si la verdad es certera, construir es de necios cuando el adobe es de aire, presumir de una mentira sin constatar su verdad es languidecer tu existir.

¡ERES ESPECIAL…NO CAMBIES!. *****

P.D. “Tal vez el necio sea feliz, por no serlo en realidad, tal vez el rudo, busque un instante para bailar con su tutú rosa, y seguro que el que se siente laso, advierta al mundo la fortaleza del honesto” ¿NO?

martes, 8 de octubre de 2013

UN*POEMA*PARA*LOC@S Y OTRO*PARA*CUERD@S


Si en la ternura detengo, mi fuerza, mi paz, mi vida…
Cuando me toca ser firme, se me hace eterno el día.
Y si constato que vienes, que te acercas y te vas…
No resuelvo mi constancia, no encuentro mi libertad.
Casi te tengo en mis dedos más no puedo sujetar…
Lo que ha nacido sin freno, la cruda y cruel realidad.
Hoy divago entre renglones, después me acostumbro a verte…
Más tarde serán girones, lo que depare mi suerte.
Sobrevivirán mis sueños, pero no descansaré…
Ellos se harán eternos, mi alma… mi desnudez.
Sin ropa mi piel presento, mi candidez fortuita…
Y mi coraza, mi infierno y mi distancia tu huida.
No más días sin sus noches, para escribir un renglón…
Quiero vivir sin reproches, quiero encontrar el AMOR.
 
 



Pongo paz en mis palabras
Pinto paisajes, perfilo
Puestos impuestos y pares,
Permanezco incomprendido
Pulcro, impertérrito, impune
Impertinente, inactivo
Piso fuerte con las palmas
Palpito veloz, peregrino
Pulo mi alma, pertenezco
Postulo, pongo y no quito
Palabras, mi piel expongo
Para prestar mi prestigio
Pronto pasaré este puerto
Postraré mi pan, mi vino
Esperaré en aquel paso
Para que pintes mi sino
Pondré un perfil, pondré el otro
Pellizcaré lo aprendido
Pasaré sin pedir permiso
Puliré mis mil destinos
Un pentagrama pequeño
Una pista, un despido
Un haz de luz despistada
Para parar al perdido
Pienso apuesto me apoltrono
Poco pongo, pero opino
Puesto que opinar supongo
Que propondrá algún delirio
Y permanece el delirio
Y me aplasta desandar
Siempre alzaré mi pancarta
En pro de la LIBERTAD
PARA PERDER SIEMPRE HAY TIEMPO
PARA GANAR ¿QUIÉN SABRÁ?
PINTA, PON, PULE, PALPITA
PRENDE, PASA, SÉ CAPAZ.
 
P.D. "Siempre ambicionando, buscando, esforzando, sufriendo..." ?...

SIEMPRE ESTARÉ AQUÍ. *****
 

domingo, 29 de septiembre de 2013

*SIN* LUGAR* A* DUDAS*



 ¡Eres tú! sin lugar a dudas y lo sé¸ no me importa salvo conocer cada milímetro del calor especial que desprende tu piel y el vaivén de tus pupilas cuando investigan la certeza del amor recibido,… la posibilidad ínfima del trastabille de un sentimiento, la búsqueda constante de la fidelidad de mi ser y tu propia felicidad.
Ruboriza tu frescura y decisión entre mis brazos y mi cuerpo, sin percibir la muchedumbre ni conocer la vergüenza, y no me importa salvo tu mirada directa a mi pecho, a mi vientre y a mi cuerpo, a mí sin ninguna duda.
Estás a mi lado y me lees y me enseñas que el placer de los renglones escritos no está sólo en el hecho de crearlos, sino también en la necesidad de escuchar lo ajeno pero mostrado con sentimiento, y no me importa salvo tu voz que se mece cerca de mí, que me posee y me transporta…esa música milimétricamente diseñada para escuchar tu corazón cerca del mío y seguir aprendiendo de ti.
Sabes si me confundo o me ofusco y me quitas la razón, y no me importa cederla y sólo tú lo consigues, porque conoces mi esencia y mis adentros, mi constancia ante los sentimientos, mi ductilidad ante ti.
Tratas con cuidado mi malhumor momentáneo y cedes tu fuerza y tu pronto por acunarme de nuevo, y no me importa que siguieras fuerte y con tesón…pero qué grande me haces cuando me mimas y me trasladas de la breve tristeza a mi constante felicidad a tu lado.
Única y perfecta para hacer volar entre dulces y burbujas, entre el agua y el alcohol, entre tu cuerpo y el mío, y no me importa mi alrededor ni el resto del mundo y solo quiero un metro cuadrado para ser simplemente quien quiero ser, para ser simplemente YO.
 
Savia e inusual entre todas, original y graciosa como ninguna, haces que mi sonrisa se convierta en carcajada y mi cuerpo se desencaje escuchándote, entendiéndote, admirándote, convirtiéndome en parte de ti.
Imito tu carcajada y te ríes desde dentro, desde donde nacen las sonrisas y se aplacan los misterios, te ríes de verdad…como a mí me gusta escucharte reír, como me elevas a la seguridad de tu bienestar convirtiéndolo en el mío.
Noto tu presencia y la de tu piel cuando te acercas para amarme, sinuosa y atrevida, desinhibida y locuaz como tú solo sabes serlo, pero certera y con la enorme clase que te caracteriza en cualquiera de las cosas que expresas, sientes, vives y haces.
La mañana es sencilla y el despertar sereno a tu lado, deseando entrelazar mi calor al tuyo y fundirlos en un abrazo que retome el sueño y lo torne en el olvido de la realidad a pesar de lo real y vivo que me siento contigo.
Un día es un segundo si estás y mil si te noto lejos, pero olvido la distancia si te veo y tu mano acompaña con rigor la forma correcta y apropiada de tenerla entre la mía, suave y serena…lejana del mundo y cercana del cielo más lejano, del horizonte más curvado que regalaste y nunca olvidaré, pues le pude tener disfrutando de tu pelo entregado al viento y tu mirada al infinito.  
 
Gané para ti y por ti, vencí por tenerte y ya no te irás de mi lado pues mi cuerpo así lo decidió…ya no escaparás de mi tez y de mis huesos, de mi cerebro y mi piel,…no importa lo que ocurra en tu camino y el que escojas pues ya te instauraste en cada poro de mí y la llenaste con los tuyos…ya es tarde para decir adiós porque siempre tendrás un “aquí estoy” por tormentoso que surja el mañana, por inusual e intransigente que se manifieste el futuro, por irracional que quiera ser el inexistente destino…
 
Acompañas mis viajes por la imaginación y la realidad, por la tristeza y el dolor, pero también por la felicidad y el exultante amor, y no te importa dejar de dormir para acompañarme, olvidas tu placer onírico por hablarme y contarme, preguntarme y acariciarme con tus manos sabias y seguras, convirtiendo el más largo de mis recorridos en un instante largo y lleno de satisfacción y seguridad por tenerte.
 

Razonaré con mi cuerpo y lo leeré cuando faltes, pues has escrito tu enciclopedia vital en mí y me has enseñado a acertar con el laberinto que escribes cada día en él, conozco el jeroglífico de tus palabras, la incógnita de tu mirada y el olor que emanas cuando amaneces…eso es más de lo que nunca hubiera soñado tener y lo tengo.
 
Ambicionaré tu compañía, pero respetaré tus marchas, compraré un millón de estrellas que iluminen tu sendero cuando quieras caminar y te ayuden a elegir para ti y solo para ti,…para tu bienestar y tu felicidad, alquilaré un lugar en las nubes y se lo ofreceré a los ángeles con arco…y será un sitio privilegiado para que nunca fallen si quieren atravesar tu corazón con sus flechas y por último venderé mi alma al mejor postor para intentar perdurar en el tiempo de manera infinita y poder encontrarte si te pierdes y estar donde siempre debí estar, que es a tu lado.
DUDAS….existirán como ríos que nacen y se pierden entre montañas, como cauces que se secan hasta llegar el otoño, como rías que acompañan al mar y mezclan el dulce con su contrario para hacerle inmenso e inacabable ….pero el que duda es porque se pregunta y se suele aprender de las respuestas por fallidas que puedan ser.
ERES TU…….VIDA
Eres la inmensa satisfacción…AMOR.  *****
P.D. " A pesar de su inexistencia....qué bonito es sentir AMOR...¿VERDAD?"

viernes, 20 de septiembre de 2013

CUANDO SURGE UNA DISYUNTIVA


Hoy como tantos días me disponía a apagar la luz de mi habitación, antes de intentar conciliar el sueño; y ocurre en determinadas viviendas, que las llaves o interruptores que se utilizan para este menester, son dobles por la sencilla razón de que uno de ellos es para apagar la lamparita de arriba y el otro para la luz auxiliar, que yo particularmente utilizo para leer, escribir…

Pues eso…que en el preciso instante en que intento acercar el dedo índice de mi mano derecha a una de las dos opciones, siempre me ocurre que olvido cual es la correcta y en un 80% de las ocasiones suelo errar.

¿Y a qué narices viene esto? Se preguntarán ustedes…pues sencilla y llanamente a la elaboración práctica de una metáfora vital que seguramente nos acerque a todos a un punto de encuentro, a una empatía, a una sonrisa…que es en definitiva lo que debería perdurar en nuestros semblantes, dada la necesidad tan imperiosa de ellas que solemos demostrar los mortales.

La práctica nos indica que si repetimos una tarea 100 veces y nos confundimos, lo más correcto sería entrenar para conseguir el éxito, pero los animales con ropa en que nos convertimos algunos, entre los cuales me incluyo el primero, no hacemos caso a la praxis, no evaluamos los errores ni intentamos subsanarlos, no tomamos conciencia del paso a seguir para reconducirlo y que nos lleve a obtener una buena nota en la vida o simplemente para apagar la luz del dormitorio principal de nuestra humilde morada…

Porque no me digan ustedes que no es sencillo, a la primera de cambio…cuando me confundo, cojo y enciendo la lucecita de las narices, observo si es izquierda o derecha, arriba o abajo…interiorizo la mecánica y la aplico de manera sucesiva hasta no fallar nunca más. Pero las personas humanas no somos así, ya no sabría decirles si por inercia, si por cabezonería, si por jugar cada día con el azar, o porque en realidad no percibimos la necesidad de acertar en la vida y empezar por las pequeñas cosas.

Nos pasa en multitud de ocasiones que apenas percibimos porque no nos importan y en décimas de segundo podemos subsanarlas y obtener el éxito seguro…por ejemplo cuando uno abre un medicamento siempre por el lugar equivocado, o una caja de pasta dentífrica…y aunque nos de rabia al principio, como tenemos la certeza de corregir y enmendar el fallo en un periquete, pues nosotros no nos preocupamos en fijarnos en el detalle que nos lleve a no meter la pata de nuevo… ¿Para qué verdad? Pues tal vez para sentirnos más conformes con nosotros mismos y tomar plena conciencia de lo que hacemos, para no sentir una rabia innecesaria y agradecer a nuestro cerebro que funcione y se ejercite.

Eso nos pasa en la vida en general y es absurdo darse cuenta y seguir haciéndolo…¿o nadie ha cometido un error grave en su existencia vital y cuando se le presenta una disyuntiva de parecidas características es incapaz de mirar hacia atrás y atrapar los fallos para reconducir la respuesta correcta? ¿Nadie ha tropezado dos veces en el mismo escalón?, ¿nadie ha dejado de lado la plena conciencia de lo que hace, turbado por las inclemencias del capricho y la tortura del tiempo?

No nos podemos engañar cada despertar, y debemos ser fieles a nuestras tareas, disfrutándolas pero asumiéndolas hasta los huesos, para que nos pertenezcan, para que perduren aunque se vayan, para que nos posean sin darnos cuenta, para interiorizar nuestro pensamiento, para ser dueños de nuestra vida y nuestro cuerpo, para ser nosotros mismos.

¿Puede ser más rotundo y abusivo el error que el acierto? ¿Podemos soportar que nos llenen de lastres, cuando tenemos fuerza suficiente para lanzarlos al exterior? ¿Es coherente que nos ganen sin palabras cuando presumimos de un elocuente verbo? ¿Alguien puede hacernos bajar la mirada, siendo soberbios desde que nacimos? ¿Somos prisioneros de lo ajeno y ajeno a nuestros principios?

Cuántas preguntas se podrían responder sin necesidad de llenar folios y atormentar cabezas con palabras, cómo surgirían las vidas de la muerte de la conciencia de nuestro existir, cómo valoraríamos nuestra piel y nuestra mirada, nuestro pulso y nuestros amigos, tu caminar y el mío.

Neguémonos a seguir claudicando ante el error fácil, cuando no es necesario, revelémonos contra la incertidumbre y aprendamos a valorar lo nuestro, constatemos nuestra belleza y compartámosla sin exhibirla, apreciemos nuestros dones sin recalcitrar al de al lado para hacérselo saber, disfrutemos del éxito si es tan sencillo conseguirlo como utilizar el interruptor correcto…Vayamos por la vida con la cara alta y subsanando los pasos flojos para convertirlos en zancadas amplias, respiremos profundo si es necesario y suave si nos confundimos, llevemos la contraria al azar y arropemos nuestra seguridad, gritemos alto si es necesario y brinquemos fuerte para que reverbere nuestra voz, sintámonos atados a la libertad de elegir, presos del amor incondicional y apartados del fallo del estúpido ignorante.

Turbar nuestros sentimientos sin seguirlos, no reaccionar ante el maltrato del tiempo, incurrir mil veces en los mismos errores, transgredir la inteligencia sometiéndola a la imbecilidad del idiota etimológico, subsistir por el hecho de hacerlo sin disfrutar de la vida, sonreír a quien no lo merece…Nada de ello merece la pena si acertamos a sentir, a reaccionar, a discurrir, a pensar, a VIVIR.

Tengo enigmas amplios, muchos….oscuros.

Tengo empeño, no explícito caído en sutil ignorancia, tímido….obstinado

Tengo el querer ufano, ignorante, extraño, roto…oculto.

P.D. “No dejéis que un simple interruptor os impida encender la luz de vuestro corazón”*****

Páginas